La Comunicación Asertiva, una habilidad humana para llegar al éxito

Comunicación asertiva

La comunicación como habilidad humana es fundamental en la vida social, por lo cual el hombre ha dedicado todo el tiempo para comunicarse, ya sea con gestos, mímicas, sonidos, gráficas, etc. En la actualidad, en un mundo globalizado y con los avances de la ciencia y la tecnología, la comunicación se ha vuelto más rápida (internet, TV, radio, etc.), y esto acarrea nuevos problemas como la calidad, la eficacia, la efectividad y el asertividad en este proceso.

Indudablemente la comunicación es el eje fundamental en las organizaciones, la interacción de sus miembros con clientes, proveedores, aliados, etc. se hace cada día más necesaria; es por ello que la calidad en la comunicación adquiere cada vez más importancia. Es posible evaluar el nivel del progreso de una organización a través de la capacidad de comunicación entre sus integrantes, en esto reside el éxito o el fracaso.

Podemos definir a la comunicación asertiva como la habilidad para transmitir y recibir los mensajes, sentimientos, creencias u opiniones propios o ajenos de una manera honesta, oportuna y respetuosa sin herir los sentimientos o restringir las conductas de los demás (ser empáticos). Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española “una persona asertiva es aquella que expresa su opinión de manera firme, clara, respetando tanto las ideas del otro como las propias”.  

En este sentido, es importante tener en cuenta tres aspectos primordiales en la comunicación asertiva:

  1. Confianza: creo en mi habilidad para manejar una situación.
  2. Claridad: mi mensaje es concreto y fácil de entender.
  3. Control: doy la información de manera calmada y controlada.

Si ponemos en prácticas estos tres aspectos, tendremos una comunicación asertiva, y con ello, disminuiremos los niveles de estrés, controlaremos el mal genio, y mejoraremos nuestras habilidades de afrontamiento; esto nos permitirá expresarnos efectivamente, defender nuestro punto de vista, y a la vez que respetemos el de los demás.

Características de la Comunicación Asertiva

Para que la comunicación se asertiva, se deben tomar en cuenta varios elementos que la caracterizan y que tienen que ver con aspectos psicológicos, emotivos y pragmáticos del acto comunicativo. Así, por ejemplo:

  • La postura corporal. Un posicionamiento del cuerpo al hablar que sea abierto, franco, genera confianza en el interlocutor, transmite interés y sinceridad. Mirar al otro al hablar es clave para ello.
  • La gestualidad. Los gestos con que acompañamos el habla pueden jugar a favor (reforzando o acompañando lo dicho) o en contra, transmitiendo lo contrario a lo que decimos o distrayendo al escucha.
  • La articulación. La manera de pronunciar las palabras, la cadencia de la oración y el tono de voz inciden enormemente en la comunicación. Palabras entredichas, susurradas o a medio pronunciar son difíciles de entender.
  • La reciprocidad. Se debe prestar atención a cuánto tiempo invertimos en hablar y cuánto en escuchar, para no correr el riesgo de monologar o de transmitir indiferencia al otro. ¿Escuchamos realmente al escuchar o sólo esperamos el turno para volver a decir algo?
  • Localización. El lugar en donde se mantendrá la conversación y/o comunicación es importante. En un lugar seguro y apacible, las personas tienden a mostrarse más comprensivas que en otro ruidoso y lleno de distracciones, o peor aún, de amenazas, como en una calle en medio de la muchedumbre.  

La práctica de la comunicación asertiva incluye tres categorías, entre ellas están la verbal, no verbal y la paraverbal. La comunicación verbal tiene que ver con lo dicho, así que el asertividad en este caso pasa por elegir las palabras, por la construcción de las oraciones y lo propiamente lingüístico. La comunicación no verbal tiene que ver con los aspectos que rodean al lenguaje durante el acto comunicativo, que inciden en él pero no tienen que ver con sus procesos lingüísticos, por ejemplo la postura corporal. La comunicación paraverbal es aquella intermedia entre la verbal y la no verbal, es decir, abarca los elementos que acompañan a la formulación del mensaje y que forman parte del hecho comunicativo.

En fin, la comunicación asertiva, como habilidad humana, es fundamental para el logro de los objetivos, pues depende de ella transmitir y receptar correctamente el mensaje, siempre basado en el respeto, la confianza, la claridad, y el control.

Consejos para mejorar la comunicación asertiva

AUTOR:

Mg. Rubén Jaramillo

Docente de la Carrera de Desarrollo de Software

Los comentarios están deshabilitados.